Consiste en una sencilla instalación de un dispositivo sin obras.

Un terminal asociado a la línea telefónica en el domicilio del usuario, configurado con un sencillo pulsador, (tipo medallón o pulsera), facilita al usuario la máxima autonomía.

En caso de emergencia, el usuario activa el pulsador, entrando en contacto de forma inmediata con el personal de VESTA.

La tecnología usada por VESTA es líder en el sector. Puede conjugar, según las necesidades del usuario, bien el servicio con la línea telefónica de su domicilio o con una tarjeta sim facilitada por VESTA en caso de que el cliente no disponga de línea telefónica propia.

Funcionamiento